El Colegio, al configurarse como Comunidad Educativa Cristiana, se compromete a:

Promover una participación efectiva en la tarea educativa, en la que la responsable cooperación de todos en la tarea común, sea creadora de fraternidad y sirva a los alumnos de preparación para una convivencia social renovada y solidaria.

Ofrecer una enseñanza de calidad, evaluada no solamente por el nivel intelectual y académico de los conocimientos impartidos, sino también por su capacidad y eficacia para formar personas libres, solidarias con los demás, abiertas a lo trascendente, y comprometidas en la mejora de la sociedad.

Inspirar la educación en el Mensaje de Jesucristo y promover los valores evangélicos, en un ambiente en el que todos, educadores, alumnos, padres y demás personal del Colegio, puedan madurar en su fe personal y encontrar momentos para expresarla y dar testimonio de ella.

PLAN DE FORMACIÓN

Ante los demás: Ante el trabajo:
  • Tolerancia hacia individuos y colectivos
  • Puntualidad
  • Solidaridad
  • Orden y autodisciplina
  • Convivencia (dentro y fuera del colegio)
  • Finalización de objetivos
  • Amabilidad
  • Respeto por el trabajo del prójimo
Ante la salud y el consumismo: Ante el medio ambiente:
  • Sí al deporte que enaltece al individuo y lo aparta de actividades menos satisfactorias
  • Análisis de las razones que llevan al deterioro ambiental
  • Control del consumo y mentalización ante el uso del dinero
  • Uso razonado de las posibilidades que ofrece la naturaleza
  • Promoción de distracciones de tipo cultural
  • Cuidado de ésta, evitando cuanto pueda perjudicarla (ruidos, contaminación, etc.)
  • Rechazo razonado pero tajante de cualquier evasión artificial
  • Mentalización de que el ser humano existe en función de la naturaleza y no a la inversa.